Marcelo Ortega, periodista

Páginas vistas la semana pasada

viernes, abril 22

Cartas desde los campos nazis*



"Anita, hace algunos días os escribí, y os comunicaba el lugar donde me hallo. Si no la has recibido, por la presente verás que estoy en Alemania". Con estas líneas, escritas el siete de abril de 1941, José Montesinos contaba a sus parientes de Albacete cuál era su nuevo paradero después de pasar por Francia al término de la Guerra Civil. José Montesinos, nacido en 1917, es uno de los albaceteños que estuvieron internados en los campos de prisioneros durante la Segunda Guerra Mundial, en concreto uno de los 163 que pasaron por el campo nazi de Mauthausen. José Montesinos es además uno de los que desgraciadamente no pudo regresar. Como él, otros 95 albaceteños fallecieron o fueron asesinados en este campo antes de que pudieran ser liberados por las tropas aliadas. El testimonio de los últimos meses que vivió José sólo puede seguirse en las cartas que conserva su familia en Albacete. Su sobrina guarda algunas de las letras que José puso a sus parientes, primero desde Francia, donde también estuvo internado en un campo de prisioneros nada más huir de España, y luego desde Alemania.
La historia de este albaceteño que se adivina en las cartas puede reconstruirse también desde el episodio colectivo de los republicanos que cruzaron la frontera. José Montesinos fue enrolado en el ejército, donde lucho contra el levantamiento de Franco hasta 1939. Con apenas 20 años, José Montesinos huía a Francia, una vez que las tropas rebeldes tomaban el noreste del país.

YA EN FRANCIA. Como tantos y tantos españoles que cruzaron la frontera desde Cataluña, José Montesinos es internado en el campo de prisioneros de Barcares, en el mes de febrero. Desde ahí escribe en agosto de 1939, aunque no es la primera misiva que envía. La censura hace que no haya ningún comentario sobre cómo están en el campo francés: «Decís que tenéis ganas de verme, pues a mí me ocurre igual, son muchas las ganas que tengo, pero hay que tener resignación».
José Montesinos salió de Barcares el 29 de diciembre de 1939. Él mismo lo relata en la siguiente carta conservada, fechada en marzo, y enviada desde París a Albacete, al domicilio de la calle Marzo donde vivía su hermana. Esa es la carta donde José sí cuenta algún detalle de su paso por el campo de prisioneros de Barcares, donde había estado 10 meses. «En aquellos días negros el único rayo de luz, la única esperanza, eran vuestras cartas, y al leer aquellas líneas tan añoradas no alejábamos por unos momentos de aquél infierno». José cuenta a su hermana que al leer las noticias de su casa a través de las cartas «temía desviar la vista porque la realidad aparecía con toda su negrura».

PRESO DE NUEVO. En esta carta y en la siguiente, fechada en agosto, José está en París, en una compañía de trabajadores. Tiene 23 años, y cuenta a su familia que tiene trabajo, con «el pico y la pala» como herramienta. Trabaja en los pueblos, y se preocupa por la situación en que están sus parientes en Albacete. En este punto, las cartas no permiten saber si José pudo tener relación con actividades de la resistencia en París, o bien simplemente fue apresado por los alemanes mientras permanecía en el batallón de trabajadores. El ejército de Hitler entró en París el 14 de junio, poco más de un mes después de otra carta enviada por José desde París. El armisticio firmado con los nazis por Francia llegó a finales de ese mes de junio, y fue entonces cuando se iniciaron las deportaciones masivas a los campos.
No se sabe si José volvió a comunicarse con su hermana hasta enero de 1941. Esa es la fecha de la siguiente carta que se conserva, fechada 11 de enero, y ya enviada desde el Stalag XI-A, el campo de prisioneros nazi de la localidad de Altengrabow, donde José entró con el número de prisionero 4.883. Las cartas llegan a Albacete con los sellos del régimen nazi, con la impronta de la censura, y en el folio puede leerse, en alemán y francés, la leyenda Papel reservado a los prisioneros de guerra, no escribir sobre las líneas, a lápiz y legible.
En la carta siguiente, fechada el 9 de febrero de 1941, José declara que está en Alemania: «hace unos días os escribí y os comunicaba el lugar donde me hallo, si no la has recibido por la presente verás que estoy en Alemania, y estoy muy bien». Los prisioneros no podían relatar nada que revelara detalles de los campos, y ese silencio también se incluye en esta otra serie de cartas. Después de esta carta de febrero, lo que su familia supo de José llegó en otras dos cartas, las dos de abril, los días 7 y 20. José Montesinos estaba en el Stalag XI-A todavía, pero sí se adivina que el panorama dentro del campo de prisioneros no invitaba a la esperanza: «Paciencia, resignémonos, ya vendrán tiempos mejores. Con lo que respecta a lo que pueda tardar en escribir, si tardo no sufrir, puesto que en estas circunstancias no se puede escribir cuando uno quiere». La última carta de José conservada, escrita seis días antes de ingresar en Mauthausen, es todavía más escueta. Finaliza con su despedida clásica, «besos y abrazos de Pepe».


SIN NOTICIAS. A partir de aquí, nada se sabe de su destino. Los archivos dicen que José Montesinos entró en Mauthausen el día 26 de abril de 1941. Poco después, el 30 de junio, fue derivado al subcampo vecino de Gusen. Ese campo fue donde murió, el 23 de febrero del año siguiente, 1942, pero no se sabe en qué circunstancias. En 1957, desde Francia, se notificó a su hermana la existencia de indemnizaciones para los fallecidos «a consecuencia de los malos tratos recibidos» en los campos de concentración. Josefa, hija de Anita, la hermana de José, no puede responder a cuál fue el final de su tío ese día de febrero de 1942: «Mi madre sabía muy poco de lo que a él le pasó. Se fue en la guerra y no volvió. Estas cartas quedaron porque estaban en su casa. Fotografías y otras cosas de él se las echamos a mi madre en la caja cuando murió, en 2007». De José no queda nada más. Su historia, como la de muchos españoles que pasaron por el horror nazi, tiene un final precipitado, con apenas 30 años, y a miles de kilómetros de casa.



*(Publicado en La Tribuna de Albacete el 31 de mayo de 2010)