Marcelo Ortega, periodista

Páginas vistas la semana pasada

miércoles, junio 23

CUATRO DÍAS DE NO VENIR


San Juan fue un tipo estupendo, no sólo porque fuera hijo de Zebedeo y hermano de Santiago, o porque Da Vinci le pintara en plan portada de Interviú, sino porque cada 24 de junio nos da una fiesta a quienes trabajamos en Albacete capital, donde es patrón. Por eso mismo, un servidor se va cuatro días fuera, a pasear, a disfrutar, a descansar y a ver otros mundos. Para no aborregarnos mucho os pongo 'Intelectual', un hit de Los Petersellers y mi canción favorita de su repetorio junto a 'Manolo es Gay'.


lunes, junio 21

MY FAVOURITE THINGS III: MICHEL PETRUCCIANI


Tengo que escribir algo sobre la música, una vez que me entero de que hoy es su día, aunque sospecho que no va a generar demasiadas actividades extra en mi ciudad. Supongo que no ocurre lo mismo en la vecina Francia, donde nació esta celebración hace 28 años, según creo. Hoy París será una ciudad con banda sonora, con cientos y cientos de artistas tocando en todas partes. Qué envidia.

Mi aportación a un día tan hermoso como el de la música es esta recomendación, precisamente un francés, y un francés admirable. Se llamó Michel Petrucciani –su abuelo era napolitano- y fue un pianista de jazz, acaso el pianista europeo más querido y celebrado en sus apenas 36 años de vida. Una corta carrera para un músico de un metro de estatura, sufridor de la enfermedad de los huesos de cristal, y sin embargo una deslumbrante trayectoria en forma de discos, conciertos, y un sinfín de colaboraciones con toda la escena jazzística de ambos continentes. A falta de poder escuchar todo lo que grabó en tan pocos años, recomiendo tres discos: ‘Power of Three’ (1986), grabado en Montreux con los monstruos Jim Hall (guitarra) y Wayne Shorter (saxo). ‘Both Worlds’ (1997), de estudio, donde aparece un trombonista quye me gusta mucho, Bob Brookmeyer, además de sus casi inseparables Steve Gadd y Anthony Jackson. Y el tercer disco, ‘Trio in Tokyo’, editado de forma póstuma –Petrucciani murió en 1999-, grabado de nuevo con Gadd y Jackson.

Desde que lo conocí en sus discos, a Petrucciani me lo he ido encontrando casi en todas partes. Roberto Saviano le dedica un bonito artículo en su compilación de textos ‘La belleza y el infierno’. Mi historia personal con Petrucciani tiene también un encuentro casi físico. En París, deambulando por el cementerio de Père-Lachaise, encontré de casualidad el lugar donde el pequeño Petrucciani descansa. En su homenaje póstumo, el pianista se hizo enterrar junto a la tumba de Chopin. No me digan que no es una buena historia, en un día como hoy.


¿LEERÁ EL SANTUARIO PEPE BLANCO?


Prefacio: Justo cuando iba a colgar el artículo que publiqué el sábado leo que Pepe Blanco dijo el domingo que Rajoy "se ha convertido en la vuvuzela de la crisis". ¿Será Blanco lector del Santuario? Si así, es manifiestate, Pepe, ¡Deja un comentario!

Las multitudes populares:

De manera definitiva, la gran familia de la derecha española tiene de todo. Como Walt Whitman, el Partido Popular es contradictorio en sí mismo, porque el partido es inmenso, y contiene multitudes. Así que uno puede militar o sólo simpatizar con el amplio espectro de ideas que caben en el poético corazón azul que anida en la calle Génova. Porque sí, en esos despachos cabe de todo. Caben los que ven persecuciones judeomasónicas contra próceres de lo público como Jaume Matas, caben los que no saben y no contestan, y caben los que directamente llaman jeta y chorizo al ex presidente balear, hasta hace nada compañero de partido y alabado como el ejemplo a seguir. El gran continente popular puede seguir adelante con tantos puntos de vista. También lo hace en la lucha antiterrorista, donde el súper experto Mayor Oreja, que fracasó como nadie en la lucha contra ETA como ministro de Interior, no cesa en sospechar de los socialistas vascos, a quienes señala con el dedo como amiguetes de los pistoleros. Mayor Oreja lo suelta como cualquier tertuliano de Intereconomía, pero tampoco se da de baja del PP, cosa que sería coherente con sus acusaciones, porque al fin y al cabo, socialistas y populares gobiernan de la mano en Euskadi. ¿Que si hay más casos de personalidades populares con ideas atormentadas? Pues claro, ahí está Dolores Cospedal, que se ha venido arriba llamando a los trabajadores a integrarse en el PP, porque ella puede defenderlos mucho mejor que lo hacen estos sindicatos. Al mismo tiempo Cospedal almuerza con las fuerzas vivas de bancos y corporaciones, que no sé cómo la dejan entrar a poner el oído, habiéndose declarado directamente una paria de la tierra alzándose en la lucha final. Y ahí está don Mariano, gobernándolos a todos, sujetando las contradicciones desde una política con un solo hilo conductor: Oposición en todo. Si ZP hace la política que te pone, la que te da morbo, como abaratar el despido, ningunear a los sindicatos y privatizar más y más, sólo queda decir amén en círculos reducidos, y decir que no en la tribuna pública. La contradicción popular extrema es ésta: abuchear con vuvuzela las políticas que tanto aplauden en privado.

Publicado en La Tribuna de Albacete el 19 de junio de 2010