Marcelo Ortega, periodista

Páginas vistas la semana pasada

sábado, julio 3

MI AUTÓGRAFO DE ELLROY


Prometí poner el autógrafo de Ellroy. Es como en el capítulo de Los Simpson, "has puesto mi nombre, yo quería el tuyo". Cuando lo vi a poco me muero de la risa.

miércoles, junio 30

CANDY CITY SE PRESENTA EL 16 DE JULIO


Candy City is coming. La nueva novela del albaceteño Alberto López Aroca, ilustrada por Sergio Bleda, se presenta. Será en la Semana Negra de Gijón, el 16 de julio, coincidiendo en fecha con el nacimiento de Ronald Amundsen (en 1872), con el fusilamiento del zar Nicolas II y su familia (en 1918), con la primera explosión nuclear de la historia (en el desierto de El Álamo, en 1945). También un 16 de julio de 1969 despegó el Apolo 11, con la tripulación que, según los escépticos, puso el primer pie humano en la Luna.
¿Coincidencia? 
En la web de la Semana Negra pueden verse los autores en la lista de invitados. Estos son sus curriculums...

Alberto López Aroca (España). Es autor de novelas, libros de relatos y ensayos sherlockianos. Ha escrito guiones para televisión, notas de prensa, reportajes, traducciones y cualquier cosa imaginable. Publicó en 2009 Card Nichols investiga… El misterio de la armadura pródiga. En la SN presentará la novela Candy City, publicada por Dibbuks en el sello Ilarion.

Sergio Bleda (España). Uno de los más versátiles autores surgidos en España a finales de los noventa. Alterna el cómic con ilutración, ublicidad y diseño de producción para cine. Entre sus obras destacan El baile del vampiro, Duérmete, niño, Bloody winter y La conjura de cada miércoles. En la Semana Negra presentará Candy City, novela del escritor Alberto López Aroca, que ha ilustrado para la editorial Dibbuks.


lunes, junio 28

SANTUARIO: Y SI DA TRABAJO ES BUENO

Hay un fenómeno en la comunicación con un nombre que ya avisa de su condición malvada: Manipulación emocional de la razón económica. Sí, suena a chino, y sin embargo ustedes y yo lo sufrimos día sí y día también, porque tiene que ver con cómo nos vende su moto cada cual y cada quien. Significa que algo es bueno en sí mismo cuando da beneficio, dinero, empleo o riqueza. Si algo da de comer, no hay dilema moral que valga. Ya les sonará menos a chino, porque mensajes así se transmiten, por ejemplo, cuando se habla de la energía nuclear, de macrourbanizaciones o de vender misiles. «Generará empleo, luego es bueno». «Si cierran la central nuclear se perderán miles de puestos de trabajo, lo cual es malo». «Si dejamos de exportar a Israel perdemos negocio, y cerramos. Eso es el fin». Hace pocos días esta forma de convencer tan perversa tenía un ejemplo muy ilustrativo a manos de los políticos, algunos de ellos los mejores en el arte de olvidar cualquier aspecto que no sea el económico: Las Cortes de Castilla y León cambian la ley para hacer una estación de esquí dentro de un parque natural. La norma no lo permitía, pero para eso están PP y PSOE, que en este caso han ido juntos, para meter mano y modificar lo que requiera el interés general. «Donde no se podía hacer una estación de esquí, se podrá hacer y quien quiere hacerla podrá presentar el proyecto», señaló uno de los partidarios. Sí, no se sorprendan, el proyecto ya tiene sociedad promotora, y una vez más se enarbola la bandera del empleo y la riqueza para la zona como primera razón de llevarlo a cabo. Si uno rasca a ver quién promueve el negocio se entiende pronto que más que dejar dinero de lo que se trata es de llevárselo. Mi experiencia me dice que los filántropos no abundan en según qué consejos de administración de según qué sociedades, y recomiendo al lector que desconfíe cuando escuche el mensaje manipulado. No tiene que ir muy lejos, ni siquiera a la estación de esquí de Palencia, para encontrarse con mesías del empleo y el desarrollo que derrochan compromiso con sus semejantes. Qué pena que no quede columna, precisamente ahora, que les iba a nombrar unos cuantos.

Publicado en 'La Tribuna de Albacete' el 26/6/2010