Marcelo Ortega, periodista

Páginas vistas la semana pasada

jueves, julio 22

MENOS LOBOS CONTRA 'ROBBÈ'

A Roberto Saviano le acusaron de copiar partes de su libro Gomorra. Se lo inventa todo, dijeron. Es una burda copia. Es un divo. Quiere hacer el agosto a costa de mentiras. Este ya ha conseguido hacerse famoso. Cosas así pueden pensarse y comentarse mientras uno se toma un café. O en un corrillo, en la plaza del pueblo. Pero así tampoco se llega lejos. Cuando alguien quiere difamar a un autor porque ha escerito algo peligroso, lo ideal es darle a todo una pátina de verdad. La cruzada contra el autor de Gomorra se configuró en Italia desde altos estamentos. Por eso, la acusación de plagio le llegó desde dos periódicos, adivinen de donde: campanos, de Nápoles y Caserta. Los periódicos Cronache di Napoli y Corriere di Caserta llevaron a juicio a Robbè bajo la acusación de que en su libro había textos copiados de artículos suyos. El tribunal ya ha dictado sentencia. Condena a estos dos periódicos por plagio, pues fueron ellos los que tomaron textos antiguos de Saviano para hacer sus artículos. Las víctimas de Saviano han terminado siendo los lobos. El plagio existía, pero al revés.
No creo que la sentencia vaya a reducir el pulso de ataques a Saviano. Cuando uno escribe algo peligroso, y cuando uno deja claro que le da igual el miedo, cualquier cosa vale para intentar deslegitimar, hacer que las palabras pierdan su condición de verdad. Pero Saviano no se va a detener. Mientras los lobos vengan con éstas, ahí seguirá. En su libro La belleza y el infierno recoge una cita -creo que de Camus- que dice ago parecido a "sólo hay que tener miedo al miedo". Así se vive, de cara a la verdad y con todas las consecuencias. Y así se escribe. A pesar de los lobos.

lunes, julio 19

EL FARO DE ROBERTO SAVIANO


Tengo que pedir excusas por el abandono de este blog, pero practico la sana costumbre de alejarme de los ordenadores en tiempos de descanso. En una semana de vacaciones sí he tenido tiempo de dedicarme a nuevas lecturas, entre las que ha estado la de 'La belleza y el infierno' (Editorial Debate), conjunto de textos y artículos de Roberto Saviano. Una vez más hay que recomendar al joven napolitano, que en este libro habla de muchas cosas: de su tierra, del papel del escritor, del papel del novelista, de personajes con historias de superación. Y de su propia vida, de cuando uno elige escribir algo que le acerca a la muerte y a la soledad más abosluta. Hay que leer y practicar a Roberto Saviano. La metáfora es manida, pero es un verdadero faro para todos los que se sientan delante de un teclado o un folio para comunicar y para hacer sentir la verdad y la realidad. Hay textos en este libro que deberían ser material de estudio en cualquier instituto, y mucho más en las facultades de Periodismo, tan carentes de ejemplos de espíritu y carácter. Las personas de verdad, escrtiores o no, son siempre modelos a imitar.

*La fotografía está colocada adrede. La he traído de mis vacaciones. Es uno de los faros de Formentera,  lugar donde repito escapada, y adonde siempre quiero volver. En el libro de Saviano también aparece un faro, y un farero. A su modo, cada cual tiene su propio guía.