Marcelo Ortega, periodista

Páginas vistas la semana pasada

martes, agosto 3

JIM THOMPSON EN EL ESTÓMAGO (DE NUEVO)

En las lecturas de verano se me ha colado 'Hijo de la ira' (editado por RBA) casi sin yo quererlo. Es uno de los últimos libros que Jim Thompson escribió, justo antes de aquél 'King Blood' hoy imposible de encontrar. En algunos sitios se dice que es su última novela, pero no es así -creo que la última está editada en castellano como 'El embrollo'.
No sé si 'Hijo de la ira' tiene muchos partidarios. Es difícil estar a favor de un relato tan sórdido y desagradable. Por supuesto, yo soy uno de sus partidarios. Aunque duela el estómago en algunas páginas.
Los libros de Thompson nunca so fáciles, y cais nunca son agradables. Te hacen percibir incluso por el olfato que tenemos una forma de vivir propensa a crear verdaderos hijos de perra. Monstruos. Son ellos, pero somos nosotros. Cualquiera de nosotros. Por eso leer a Thompson tiene incluso mérito. Un libro suyo, y en especial 'Hijo de la ira', es como tragarse un anzuelo. Va haciendo sangre conforme baja por la garganta, pero sólo puedes continuar, hacer que baja y llegue hasta las tripas. Avanzas en la lectura y te acostumbras un tanto al clima de dolor, sabiendo que, al final, muy al final de trayecto, respirarás aliviado, aunque te mane la sangre por los poros de la piel.
Después de leer una decena de títulos de Thompson -con lo que aún me faltan otros 20, más o menos- es reseñable que un libro más, 'Hijo de la ira', pueda sorprender. Pero lo hace. No sólo sorprende, a ratos parece su libro más logrado, con párrafos donde empequeñece a aquellos sociópatas tan suyos de sus novelas más nombradas, 'El asesino dentro de mí' y '1.280 almas'. Este nuevo protagonista, el joven Allen Smith, es capaz de merendárselos por el camino. Y da miedo. Así que echen un vistazo.


Jim Thompson y un gato sociópata

1 comentario:

SSB dijo...

J.T. es la mejor man era de pasar el verano del III Centenario, lugar idéneo para sociópatas y asesinos.