Marcelo Ortega, periodista

Páginas vistas la semana pasada

viernes, mayo 8

SANTUARIO: TRES PÁRRAFOS

Leo en prensa que la campaña ‘por la vida’ de la Conferencia Episcopal le va a costar 250.000 euros. Se advierte, aunque lo desconozco, que gracias a que las vallas publicitarias han abaratado mucho el precio de sus tarifas, en tiempos de crisis. No está mal. Completo la noticia con una información de este medio, donde Cáritas advertía de que la petición de ayuda en las parroquias se ha duplicado en los últimos meses. Hay más necesidad, vaya. En crisis, alegan desde la organización cristiana, la recaudación de donativos también es menor. Al fin y al cabo, al contrario que las tarifas de las vallas, una barra de pan sigue valiendo como una barra de pan. El dinero eclesial, sin embargo, irá a luchar contra el «asesinato» del aborto. Cuestión de prioridades, que para eso la pasta la ponen ellos. Las razones y los culpables de la desigualdad no van a estar en ninguna publicidad. Mejor poner carteles por los no nacidos, y que la misericordia ampare a los que ya nacieron sin ningún futuro.
Cada vez que en Internet leo una información sobre Aznar se me activa el AntiSpam. Y mira que cuesta, porque los discursos del ex presidente se camuflan en carcasas distintas, con enunciados que yo nunca hubiera puesto en su boca. Es decir blanco donde el presidente que yo conocí decía negro. El último disparate fue decir que ETA estaba «prácticamente derrotada» en 2004 cuando dejó de ser presidente. Debería explicar el ex cómo fue capaz el «movimiento de liberación» (Aznar dixit), estando prácticamente derrotado, de poner las bombas del 11-M, el mayor atentado terrorista de España, una tesis de la que aún no se ha retirado gran parte de su partido. Perdóname, Señor, que ya no sé a qué verdad irrebatible se apunta José María.
Nuestro gobierno de centroizquierda ocupa las tribunas respondiendo a la oposición, ya sea para defenderse de la tormenta económica o a favor de su política internacional. Más allá de las razones, compartidas o no, grandes palabras, discursos conmovedores si eres capaz de conmoverte con el enésimo argumento repetido día tras día, como escribiera James Ellroy de los discursos en la política norteamericana. También en eso queremos ser más yankis que los yankis.
Publicado en La Tribuna de Albacete el 28/3/2009

SANTUARIO: BIENVENIDO SEA EL MONTAJE


Me sorprende el revuelo que ha montado el Partido Popular porque un juez y un ministro coincidieran en una batida de caza, como si fuera la primera vez o sólo lo hubieran visto en la película de Berlanga; pero vaya, que la separación de los tres poderes de La Ilustración no decía nada de prohibir echar unos tiros en la finca de un potentado, e incluso compartir unos vinos al acabar, con las botas manchadas de la sangre de los bichos. Habrá que ver cómo acaba la cosa para el partido del centro, que por el momento no pasa su mejor invierno. Por lo que a nosotros nos toca, María Dolores de Cospedal lo tiene difícil para salir victoriosa del envite, ansiosos como haylos en Génova algunos por trabajar en primera fila por el futuro de España. En cambio, algo bueno tiene eso de que a Cospedal la examinen en Madrid, y es que por el momento no le pasan el examen en la región, donde la nota la va a compartir con el PSOE, por aquello del resultado final del Estatuto. El disparate de la caducidad ha llegado hasta donde ha llegado, y ahora sólo queda ver las reacciones, y atención, que el surrealismo se pone de moda: Aquí, la diputada del PP Cesárea Arnedo dice que las enmiendas del Grupo Popular proponen cancelar el Trasvase incluso antes de 2015. En la vecina Murcia, el portavoz del PP en la Asamblea dice que las enmiendas del PP son las del Sí al Trasvase, aunque son las mismas que las que nombra la diputada albaceteña. Mientras, también en Murcia consideran que las enmiendas del PSOE son de facto la eliminación del Tajo-Segura, y al tiempo desde el Partido Popular albaceteño se acusa al mismo PSOE de fracasar en la negociación del Estatuto. Con tanta acusación a los políticos de aquí les ha venido de perlas el montaje de Madrid, la cacería, la selección española y hasta los 200 años que cumple Charles Darwin, que aún cuenta con incrédulos, algunos de ellos los que no dudan de que se pueda ser uno y trino a la vez. Conforme va la semana aún veremos la exclusiva de que la evolución de las especies es cosa de Pepe Blanco. Y la verdad, no es por pensar mal, pero algunas especies -muflones al parecer- coincidieron con Garzón y Bermejo en la cacería. Mucha casualidad parece.
Publicado en La Tribuna de Albacete el 14/2/2009

SANTUARIO: LA NUEVA TELEVISIÓN

Siempre creo que estoy a punto de dimitir de la televisión, visto lo visto en la pantalla, aunque luego pienso que tirar mi aparato por la ventana sólo será matar al mensajero, además de, quizá, dar muerte a algún tranquilo paseante. En el caso español estamos en pleno proceso de cambio, a punto de abrazar la nueva tecnología digital -ya saben, la TDT-, esa a la que ya se han adelantado algunos municipios albaceteños. Mi opinión en este tema es que se confunde lo que es capaz de ofrecer la nueva tecnología televisiva (más canales, más oferta, además de calidad) con dos cosas: con el tamaño del mercado (consumo de televisión por parte de los ciudadanos) y con la rentabilidad de cada canal (capacidad de atraer la publicidad necesaria para tener un resultado de beneficios. Esta cosa tan nimia no es sino un grave problema al que está abocado el modelo de televisión por el que ha optado España: muchos canales, televisión digital a todos los niveles (regional, local, comarcal, municipal) con pocas posibilidades de rentabilidad. En el caso de una provincia como la albaceteña, la posibilidad de que los ayuntamientos se mancomunen para gestionar un canal es económicamente imposible, porque ya lo ha sido para municipios mayores y más concentrados en el territorio. Es lo que ha ocurrido en Murcia, por ejemplo, donde la concesión de licencias de TDT nos lleva varios años de ventaja. Si este análisis deja malas notas para la televisión, la llegada de la radio digital es todo un poema. Sin fecha de apagón analógico para este caso, el modelo de radio digital (más radios también, más oferta) implica una readaptación de los equipos -emisores y receptores- costosa, y ni siquiera han caído en la cuenta de que el zapping, tan habitual en el arte de ver la tele, no tiene comparación con los hábitos de radio, donde el oyente es asiduo a una sola emisora. Sospecho que en este asunto los responsables expertos se han limitado a copiar las pautas de Europa sin mirar al patio español, a sus circunstancias. No es tarde para dar marcha atrás y replantear la cuestión. Lo reclaman las empresas audiovisuales, y el público, por ahora, no se entusiasma con la idea de tener 40 canales aburridos en lugar de 12.
Publicado en La Tribuna de Albacete el 4/4/2009