Marcelo Ortega, periodista

Páginas vistas la semana pasada

lunes, junio 4

LOS MISERABLES

El Gobierno ha hecho reflexión en su foro natural, que es una vez más la sede del partido. Rajoy se puso sincero ante los suyos y hablo de «errores de comunicación». A estas alturas, y como altavoces no el faltan, igual tendría que ir pensando en cambiar el soporte. ¿Pensará Mariano en hacer un musical y llevarlo de gira por provincias para explica lo que hace y lo que no hace? El compañero de parrandas y pillerías, Alfredo Pérez Rubalcaba, también va caminando la senda de la parodia con iniciativas como la de ponerle IBI a la Iglesia. Viva el cachondeo patrio y las ganas de juerga que tienen por la sede socialista. Olé, y otro olé por el papelón que hacen en el caso Bankia. Arreglados estamos con estos defensores del pillaje que se agarran a sus privilegios y ayudan a los amigos de los amigos a llevárselo crudo, mientras nos quitan lo poco que tenemos y se nos queda la cara de tontos. Tontos democráticos, eso sí, que nos llamaron a votar en noviembre y en mayo pasado. Una de dos, o gobernar te mete en una burbuja rara y lejana donde te impide ver la realidad, y acabas ajustándola a lo que te conviene, o quizá ya hemos pasado ese estadio y ya estamos en la indecencia pura y primitiva: decir que está la luna sobre el cielo cuando son las 12 del mediodía, que es lo que estos mendrugos gobernantes intentan hacernos creer a todas horas. Dicen que van a castigar a los malos gestores, y no limpian ni la casa propia: o los dejan seguir en sus cargos (ahí está Valcárcel, tan buen administrador que se puso a patrocinar un equipo de Fórmula 1) o los promocionan, como al alcalde de la ruina madrileña, el señor Gallardón. Pero es que la cosa es así: decir blanco y hacer negro, y para mí y los míos lo que pueda trincar. La política de toma el dinero y corre, que tanto gusta a los dirigentes de cajas y bancos. Una vedette financiera como Rodrigo Rato sabe de eso: ejemplar gestor dentro del PP, y ahora la culpa también es nuestra, no suya. De los disgustos que tenía en Bankia tenía que irse los fines de semana al palco del Bernabéu, a ver si se le pasaba el berrinche con Ozil y Benzema. Y así unos cuantos. Decía que el PP hará un musical para explicar los recortes, a ver si cuela. Aunque ya haya uno, creo que el título de Los Miserables es el que mejor le va. Por candidatos al casting no va a ser, hasta llenan el teatro.

No hay comentarios: