Marcelo Ortega, periodista

Páginas vistas la semana pasada

viernes, mayo 11

HUNDIMIENTOS PARA APRENDER


Andan entre preocupados y despreocupados en el Partido Socialista al hilo de las noticias sobre intención de voto: la encuesta del CIS dice que no remontan, y les extraña, como no sorprende que el Gobierno vaya perdiendo apoyo, como no sorprende que IU continué ganado nuevas simpatías. Todo lo que ha dado de sí el corto espacio en el que Mariano nos gobierna, y ahí anda el PSOE, con menos del 30% de respaldo de la intención de voto, si hacemos caso a la encuesta. Con esta evolución tan poco estimulante, algunos dirigentes socialistas han dejado de mirarse el ombligo para echar la vista fuera y darse ánimos con el cambio de Gobierno en Francia. Pienso que se equivocan quienes ven en Hollande el augurio de una nueva victoria del PSOE en España. Lo que el Partido Socialista pueda ser en un futuro tiene más que ver con lo ocurrido en Grecia: el hundimiento de la opción socialista (Pasok) precisamente castigada por haber perdido hace ya muchos años el hilo de la ideología. De esa experiencia, y de la suya propia, debería aprender la familia socialista española, pero ya lamentamos hace un tiempo que en lugar de hacer limpia de todo el lastre hayan optado por maquillarse para salir diciendo simple y llanamente el que es su mensaje día tras día desde que ganara Rajoy: «Nosotros no somos el PP». Ese eslogan del mal menor, que funcionó para aupar a Rodríguez Zapatero, es el que quieren emplear para ir recogiendo votos de aquí hasta los próximos comicios. Con las muchas ayudas con las que cuenta la oligarquía PSOE irán sembrando lo de que no hay alternativa, que son ellos o más PP, y quizá suene la flauta. A ese mensaje tan poco edificante siempre le han puesto altavoz algunos movimientos que deberían estar en otra cosa, como los sindicatos mayoritarios. También por ahí deberían aprender la lección, si quieren combatir la que se nos viene encima con argumentos, y sentido común. Es oportuno hacer esta reflexión un día como hoy, cuando se conmemoran las expresiones de descontento agrupadas en torno a la etiqueta del 15-M. También por ahí quiere conseguir apoyos el PSOE, pero hay mucho desencanto. Como en Grecia, donde las milongas socialdemócratas se han quedado sin audiencia.  

No hay comentarios: