Marcelo Ortega, periodista

Páginas vistas la semana pasada

lunes, noviembre 14

ASI SE LAS PONÍAN

Mariano Rajoy será el próximo presidente del Gobierno porque su partido será el más votado dentro de ocho días. También en la provincia. Lo será a pesar de esa figura suya tan denostada hasta por los suyos, y quizá gracias a ello. Hace meses que se dio cuenta que iba a llegar a La Moncloa por el hundimiento socialista, y no por méritos propios. Como se dio cuenta que hubiera ganado en 2008 de no haberse echado al monte con todo lo rancio que hay en su partido para llamar a la insurrección contra un gobierno socialista al que acusaban de gobernar mano a mano con ETA. Aquellos disparates tan alentados por la prensa derechona le costaron los comicios. Claro que la jugada ha salido bien. Poco después de empezar la legislatura llegó el declive inmobiliario, y luego una crisis financiera que estamos pagando los de siempre, con medidas que lo estropean todos, mientras los listos se lo llevan crudo en nuestras narices, y nos dicen que por nuestro bien. Qué les voy a contar. En esta incertidumbre por lo que vendrá alguien tenía que sacar tajada, y por imposición del sistema electoral solo puede ser el otro gran partido del arco parlamentario. En las sedes populares no dejan de frotarse las manos desde antes de que llegara enero, pensando que así se las ponían a Fernando VII, y a tres bandas, con elecciones locales, autonómicas y nacionales. Todo forma parte de esta forma de hacer política en un país que sigue oliendo a lastre histórico, a una dictadura de la que yo me acuerdo día sí día también, mire a donde mire. No hay más que ver cuánto tonto suelto ejerce de patrón de barco mientras la muchachada aplaudimos a manos llenas, señalando cuáles son los nuestros y cuáles no. Al final, sin quererlo, me estoy refiriendo al estéril debate del lunes, un coñazo seguido por millones de personas en el que dos mentecatos se acusaban de todo y criticaban cosas que ellos mismos habían apoyado. Hasta tal punto llegamos de gilipollez que esta semana lapidaron a un candidato norteamericano porque se quedó en blanco en uno de estos debates. Está acabado, dicen, da igual su programa de gobierno. Rajoy pasó por eso en televisión, cuando se puso a balbucear sobre su política de empleo y respondió que lo tenía apuntado en un papel pero no entendía su propia letra. Y ahí está, camino a la Moncloa. Así se las ponían al monarca.

Publicado en La Tribuna de Albacete el 12 de noviembre de 2011

No hay comentarios: