Marcelo Ortega, periodista

Páginas vistas la semana pasada

sábado, julio 23

VESTIMENTAS

Aunque el hábito no hace el monje, algunos parecen basar su juicio a las personas en la forma de vestir. Así hemos pasado la semana. Qué importante es dar buena imagen. Ahí ha estado el paisano José Bono, capaz de pasar a la historia como el presidente del Congreso más quisquillas. Como una buena madre, se plantó a las puertas del parlamento para repasar a los diputados y decirles a los que llevaban corbata aquello de «miá que guapo vas así». De peinarse con la raya al lado no ha dicho nada el de Salobre, pero quizá todo llegará. Llevar corbata o no llevarla abre debate. Parece que les importa más la chorrada corbatil que si los diputados asisten o dejan de asistir a las sesiones. Minucias, vaya. Si no vienen, que no vengan, pero si han de venir, por favor, corbata, y no digan que no se lo pueden permitir. Lo del vestir ha tenido su aquél, porque por fin Francisco Camps se ha dignado a dimitir. A él no le iban a abroncar por la corbata, porque los trajes sí los luce. Al fin y al cabo, cuando te regalan algo es de mala educación no lucirlo. Manda narices que encima el PP venda la dimisión como una victoria y un ejemplo. Un presidente y otros tres altos cargos de la comunidad acusados de recibir 59 prendas de vestir (no «tres trajes») de gente que se llevó contratos millonarios a dedo, y el Partido Popular presume de ser ejemplar. Igual va a ser verdad que la corbata da calor, y el calor afecta a la sesera, porque el razonamiento pepero está dos pueblos más allá del disparate. Para eso, mejor ponerse en bañador, a ver si son capaces de hacer dos silogismos simples sin meter una falta de ortografía. Lo de las vestimentas y el decoro en la imagen da para mucho más. Esta va de adivinanza: ¿A qué compañeros mediáticos les han hecho saber esta semana que hay unas reglas de urbanidad que cumplir cuando se está trabajando? Sí, lectores, hay empresas que en plena confusión de la velocidad con el tocino optan por promover un estilo business causal, más allá de que suponga elevar la factura del aire acondicionado. ¿Que qué cosa es eso del business? Pues que el empleado no puede llevar zapatillas, ni camiseta, ni vaqueros informales. Las camisas y polos se llevan por dentro del pantalón. Escotes pronunciados, nada. Ni pendientes. ¿Le habrán copiado las pautas al Congreso de José Bono?

Publicado en La Tribuna de Albacete el 23/7/2011

No hay comentarios: