Marcelo Ortega, periodista

Páginas vistas la semana pasada

martes, marzo 9

EL AUSENTE

Causas de fuerza mayor impidieron que ayer escucháramos al presidente de CEOE hablar en el foro del Congreso Nacional de AJE, aquí en Albacete, como pueden leer varias páginas más adelante en este periódico. Gerardo Díaz Ferrán se cayó de la convocatoria a última hora, aunque en la palestra de apertura del Congreso había cartel de sobra como para que la plana periodista nos presentáramos en bloque. Y sí, disfrutamos ayer, con José María Barreda, explicando a quienes nos visitan las bondades de esta tierra donde todo lo hacemos juntos, de la mano, en coalición con la sociedad. Disfrutamos, y disfrutaron los asistentes, con las chanzas de nuestro paisano José Bono, que tan pronto tira de la Biblia como de Chiquito de la Calzada para ganarse los aplausos y risas, incluso de los contrarios. Aun así, en la inauguración nos quedamos sin Díaz Ferrán, cuando más se le esperaba. Era una ocasión ideal para escucharle, porque el de Albacete es el foro de los jóvenes empresarios, y teníamos curiosidad por el mensaje que, alguien entrado en canas como el presidente de la patronal, iba a lanzar a quienes, por cuestión de edad, tendrán que tomar el relevo de la representación empresarial. Ese cambio generacional en la empresa todavía está por llegar, pero está llegando. Los jóvenes empresarios son otra cosa, dicen los empresarios que ya no son jóvenes, y reconocen que algo se mueve de otra manera en el pensar y hacer de los nuevos emprendedores. Por el bien de todos, espero que así sea. El mejor ejemplo lo dio el señor Ferrán esta semana, con su ejemplo de contrato para jóvenes. Si de lo que se trata es de fomentar la vocación empresarial, no había mejor manera de hacerlo, porque en esas condiciones que propone Ferrán no hay quien se meta a asalariado. Ya ven, el presidente de la CEOE es el mejor ejemplo de que ciertas cabezas pensantes necesitan un cambio de aires, el mejor ejemplo de que la nave empresarial pide a gritos otro capitán. La patronal lleva años con necesidad de abrir las ventanas y ventilar la habitación. En los dos últimos años parece incluso que el cuarto de estar de los jefes de la CEOE da a un callejón oscuro, no tiene ventanas a la calle, así que urge una reforma del habitáculo. ¿Será por albañiles, ahora, leñe?


Publicado en La Tribuna de Albacete el 6 de marzo de 2010

1 comentario:

Side Show Bob dijo...

¿Leñe? ¿Cómo que leñe? ¿Es esto una peli de José Luis López Vázquez?